Los mejores consejos para recuperarse de un accidente cerebrovascular

By julio 26, 2016marzo 9th, 2018Blog, Sobre ACV

Los mejores consejos para recuperarse de un accidente cerebrovascular
En la lesión moderada o grave, la mayor parte del proceso de rehabilitación se experimenta en los tres primeros meses después del accidente cerebrovascular.

La recuperación continúa, más lentamente, hasta por lo menos seis meses, y algunos pacientes continúan recuperándose lentamente hasta cerca del año. No todos los pacientes se recuperan completamente.

El tiempo que un paciente requerirá rehabilitación (fisioterapia, terapia ocupacional, terapia del habla o de otro tipo) variará dependiendo de los objetivos de cada caso. Por lo tanto, en un paciente anciano con enfermedad grave, la rehabilitación puede centrarse en conseguir el pase de la cama a la silla de ruedas fácilmente y sin mayores dificultades. Esto se puede lograr en unos pocos días o semanas. Sin embargo, en un paciente joven, laboralmente activo, con leve a moderada deficiencia del habla o de la movilidad, la rehabilitación puede durar hasta seis meses, o hasta que él / ella llegue a su mayor capacidad funcional y vuelva a trabajar.
Estos son algunos consejos que le permitirá lograr una mejor y más rápida rehabilitación.

1. Realizar ejercicios de práctica repetitiva

Uno de los consejos más importantes para acelerar la recuperación después de un accidente cerebrovascular es la práctica de la repetición, es decir, repetir los ejercicios una y otra vez. Este hábito promueve la neuroplasticidad, que es la capacidad del cerebro para recuperarse a sí mismo después de una lesión.

2. Seguir una dieta saludable de acuerdo con la indicación de la nutricionista

Elimine todos los alimentos procesados y bebidas con alto contenido de azúcar, así como las harinas refinadas. Evite el alcohol y el café. La dieta después de un accidente cerebrovascular debe ser rica en frutas (cítricos, manzanas, melocotones, ciruelas, moras, etc.) y verduras (espinacas, calabaza, cebolla, coliflor, brócoli, etc.) que son una gran fuente de potasio, por lo que evitará un aumento de la presión arterial. También debe proporcionar carnes magras (pescado, pollo, pavo, y carne roja). Las fuentes de hidratos de carbono deben ser granos enteros y pastas junto con grasas saludables, principalmente grasas monoinsaturadas (aguacate, aceite de oliva) y las grasas omega-3 (pescados grasos, semillas de chía, frutos secos) con bajo aporte de grasas omega 6 (aceites refinados) y nulo aporte de grasas trans (patatas fritas, galletas, alimentos envasados) para prevenir o reducir la inflamación arterial.

Por último, un suplemento probiótico puede ayudar ya que la salud de la microbiota intestinal se ha relacionado con la salud del cerebro.

3. Evitar caer en el “no uso” aprendido

El uso no aprendido es un término usado por los terapeutas para describir la condición en la que la falta de ejercicio de una extremidad afectada conduce a la nulidad, lo que significa que el cerebro «se olvida» cómo utilizar ese miembro. Esa es la razón por la cual las zonas del cuerpo más afectadas deben ser las más ejercitadas.

4. Reducir el dolor y la espasticidad de forma permanente

El dolor localizado se trata con compresas de calor y anestésicos, pero el alivio proporcionado es temporal. Por lo tanto, para reducir la espasticidad, es mejor hacer ejercicio en forma sostenida (rango de movimiento pasivo, rango de movimiento activo asistido (Aarom), rango de movimiento activo, etc.), ya que de esta manera y a través de la neuroplasticidad, el cerebro recupera el control sobre estos músculos.

5. Dormir al menos 8 horas

Esto es crítico porque durante el sueño el cerebro procesa y retiene todos los ejercicios que aprendió durante el día. El sueño ayuda a reducir la fatiga, irritabilidad y el estrés.

6. Evitar la mala postura de los pies

Si usted tiene los dedos de los pies curvados o tiene dificultad para mantener una postura de pie, la ortesis de pies u ortesis de tobillo (AFO) son una excelente manera de corregir este problema, ya que le ayudará a mantener los pies alineados y va a caminar más fácilmente.
Con el fin de descartar el uso de la AFO, debe realizar ejercicios de rehabilitación, de manera que estos músculos estén siempre activos.

7. Cambie su forma de pensar

En este sentido, es importante que establezca objetivos a lo largo del proceso de rehabilitación. De esta manera, usted estará centrado, puede medir su progreso y mantener la motivación.
Siempre que sea posible, establezca metas semanales y escríbalas en un papel para que pueda verlas todos los días. Le ayudará a no darse por vencido.

8. Mantener una actitud positiva

Esto puede hacer la diferencia entre una rehabilitación rápida y exitosa o una más lenta. La gente que mira el lado positivo, que destaca sus logros y tiene una alta autoestima son los que realmente logran sus objetivos.

9. Desarrollar la autoconfianza

Una de las mejores maneras de mantener un buen estado de ánimo es el uso de frases o mantras y repetirlos en una base diaria. Está demostrado que la mención de estas afirmaciones positivas puede tener un efecto positivo sobre el estado de ánimo y la confianza en sí mismo.
Es necesario repetir estas afirmaciones una y otra vez durante 5 minutos al día para que finalmente se conviertan en una convicción y traigan resultados.

10. Aprender a lidiar con el dolor

Cualquier pérdida genera angustia y es importante hacer frente a estos sentimientos para que no generan emociones negativas. En lugar de reprimir, es posible aceptar que esta sensación de dolor puede estar ahí y tratar de lidiar con esto teniendo contacto con el lado positivo de la situación.
Es importante que usted respete los sentimientos y acepte la nueva situación para hacer un duelo saludable.

11. Realizar ejercicios de respiración

Las respiraciones profundas tienen un efecto relajante y pueden incluso ayudar a prevenir el dolor. Se recomienda hacer al menos 10 respiraciones, comenzando con inspiración a través de la nariz y luego, exhalando para eliminar completamente el aire por la boca.

 

Referencias

Post-Stroke Rehabilitation. National Institutes of Health. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. Disponible en: https://stroke.nih.gov/materials/rehabilitation.htm

Nutrition Tips for Stroke Survivors. American Heart Association. American Stroke Association. Disponible en: http://www.strokeassociation.org/STROKEORG/LifeAfterStroke/HealthyLivingAfterStroke/Nutrition/Nutrition-Tips-for-Stroke-Survivors_UCM_308569_SubHomePage.jsp

Recovering after a stroke. NHS. Disponible en: http://www.nhs.uk/Conditions/Stroke/Pages/recovery.aspx

Stroke rehabilitation: What to expect as you recover. Mayo Clinic. Disponible en: http://www.mayoclinic.org/stroke-rehabilitation/art-20045172

Stroke Rehabilitation. Irish Heart Foundation. Disponible en: http://www.stroke.ie/iopen24/stroke-rehabilitation-t-483_495_508.html

Recovering after stroke. Medline Plus. Disponible en: https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/007419.htm

Management of patients with stroke:  Rehabilitation, prevention and management of complications, and discharge planning. A national clinical guideline. Disponible en: http://www.sign.ac.uk/pdf/sign118.pdf

Life After Stroke. Canadian Partnership for Stroke Recovery. Disponible en: http://www.canadianstroke.ca/en/resources/patients-and-carers/

Stroke Recovery and Rehabilitation. Richard L. Harvey, MD, Richard F. Macko, MD, Dr. Joel Stein, MD, Carolee J. Winstein, Ph.D., PT, FAPTA, Richard D. Zorowitz, MD.

Guidelines for Adult Stroke Rehabilitation and Recovery. AHA/ ASA. Disponible en: http://stroke.ahajournals.org/content/early/2016/05/04/STR.0000000000000098.abstract