NeuroAiD™, el tratamiento natural para la recuperación de un ACV
Clinicamente seguro, dobla las posibilidades de llegar a la independencia.

Afasia Tras Un Ictus: Una Discapacidad Común

Terapia del habla

Terapia del habla

Un ictus deja una huella duradera en el sobreviviente de un ictus y su familia inmediata. El cerebro se ve principalmente afectado por el ictus, pero todo el cuerpo se lleva la peor parte de los daños causados por el incidente. Algunas de las secuelas de un ictus incluyen parálisis, debilidad, dolor, problemas con las actividades de la vida diaria, problemas cognitivos, dificultades emocionales y problemas de voz.

Uno de los más notables problemas que afectan a los sobrevivientes de un ictus es la afasia, la cual es una forma de discapacidad del lenguaje oral producto de un ictus.

Para entender mejor la afasia, veamos cómo está definida por diferentes organizaciones que pretenden resolver este trastorno pos derrame.

Según el sitio Web de Institutos Nacionales de Salud (NIH) de los Estados Unidos, la afasia es un trastorno que es causado por un daño en las partes del cerebro que controlan el lenguaje. La Asociación Nacional de la Afasia (ANA) también de los Estados Unidos, afirma que la afasia es un desorden de la comunicación adquirido que deteriora la capacidad de una persona para procesar el lenguaje, pero no afecta a la inteligencia. La ANA añadió que deteriora la capacidad de hablar y entender a otros y que la mayoría de las personas con afasia experimentan dificultades para leer y escribir. La Asociación Americana del Corazón (AAC) define la afasia como la pérdida total o parcial de la capacidad para hablar correctamente o entender o comprender lo que se dice.

La AAC y la NIH afirman que más a menudo es causada por un ictus que causa lesiones al centro del lenguaje del cerebro. Debido a un ictus, se ve impedido el flujo sanguíneo hacia el cerebro. Esta restricción de sangre reduce la cantidad de oxígeno y el sustento necesario para el cerebro. Como resultado, las células cerebrales privadas de oxígeno eventualmente mueren. Como consecuencia, el paciente que sufre un ictus desarrolla discapacidades dependiendo del área del cerebro afectada.

Ambas, la AAC y el NIH identifican al área de control del lenguaje como el hemisferio izquierdo del cerebro. Las áreas específicas del lado izquierdo del cerebro que controlan el lenguaje son el área de Broca y el área de Wernicke. El área de Wernicke es responsable por comprender el lenguaje hablado y el lenguaje. Por otro lado, el área de Broca es responsable por la producción del habla y del lenguaje.

Además de un ictus, la afasia puede ser provocada por otros factores. Las otras causas de afasia, además de un ictus identificadas por el Instituto Nacional de la Sordera (NIDCD) y el NIH son: severos golpes en la cabeza, tumores cerebrales, infecciones cerebrales, demencia y otras condiciones que pueden afectar al cerebro.

El tipo de problema que adquiere un paciente que ha sufrido un ictus depende de qué parte del cerebro está dañada y cuánto daño se haproducido.

 

Puede pasarle a cualquiera

La ANA dijo que cualquier persona puede adquirir este trastorno. Y los niños no están exentos de desarrollar afasia. Sin embargo, la mayoría de las personas que tienen este problema son de mediana edad o incluso mayores. No discrimina entre los géneros. Puede afectar a hombres y mujeres. Tampoco discrimina entre razas y nacionalidades.

La ANA añadió que del 25% a un 40% de los sobrevivientes a un ictus adquieren este deterioro del lenguaje. Se estima que unos 80.000 pacientes que han sufrido un ictus desarrollan anualmente este problema después del incidente de un ictus. Añadió que en los Estados Unidos solamente, el número de personas afectadas con afasia es de alrededor de un millón. Aproximadamente 1 de cada 250 americanos sufre esta discapacidad.

Según la ANA, la afasia es más común que la enfermedad de Parkinson, parálisis cerebral o distrofia muscular. Estima que más de 100.000 estadounidenses desarrollan este trastorno anualmente. Lo triste es que un gran número de personas no han escuchado acerca del trastorno, declaró la ANA.

 

Tipos de afasia

La ANA dijo que su experiencia al estudiar la afasia les ha enseñado que algunos componentes del lenguaje pueden estar dañados en los pacientes que han sufrido un ictus que tienen el trastorno. La ANA agregó que han aprendido a reconocer los diferentes tipos o patrones de la afasia. El tipo de afasia que tiene un sobreviviente de un ictus corresponde al área del cerebro donde pudo haber ocurrido un ictus o una lesión.

Según la ANA, los tipos más comunes de afasia son:

Afasia global

Esta es la forma más severa del trastorno. El NIH afirma que los pacientes con afasia global tienen dificultades de comunicación severa. No pueden hablar y no pueden entender el lenguaje oral. Un paciente con derrame cerebral que tiene este tipo de afasia tampoco puede leer ni escribir. La ANA dice que esta variedad de afasia puede verse a menudo inmediatamente después de que un paciente ha sufrido un ictus. Agregaron que puede mejorar rápidamente si el daño no ha sido demasiado extenso. Pero si el daño al cerebro ha sido grande y severo, podría llevar a una discapacidad.

Afasia de Broca (afasia no fluida)

La ANA señaló que los pacientes con afasia de Broca tienen una producción de lenguaje oral severamente reducida. Agregaron que el habla se limita a expresiones cortas de menos de cuatro palabras.  Mencionaron que el acceso al vocabulario es limitado y la formación de sonidos es a menudo laboriosa y torpe. Una víctima de un ictus con afasia de Broca puede entender bastante bien el  habla de los demás y puede ser capaz de entender el lenguaje escrito. Sin embargo, pueden tener problemas al escribir palabras. También, un sobreviviente de este tipo de afasia tiene dificultad en expresar lo que tiene en mente.  Los sobrevivientes de este tipo de trastorno suelen hablar con frases muy cortas. Estas frases son comprensibles, pero se producen con gran esfuerzo por parte del paciente.

Afasia no fluida mixta

Los individuos con esta forma de afasia tienen un habla dispersa y esforzada, según la ANA. Este tipo de afasia puede parecerse a la afasia de Broca severa. La diferencia de este tipo de afasia con la afasia de Broca es que los pacientes siguen estando limitados en su comprensión del habla y no leen ni escriben más allá de un nivel elemental.

Afasia de Wernicke (afasia fluida)

Las personas con afasia de Wernicke tienen la capacidad para producir habla conectada. Sin embargo, tienen una capacidad deteriorada para comprender el significado del lenguaje hablado. Los sobrevivientes con afasia de Wernicke tienen un tipo de discurso que está lejos de ser normal. Las frases que producen no tienen la misma entonación y pueden intercalar palabras irrelevantes entre las frases. El sobreviviente de un derrame cerebral con afasia de Wernicke suele ser consciente de que él está hablando incoherentemente. Debido a esto, los cuidadores encuentran muy difícil seguir lo que el paciente de un ictus está tratando de decir. La ANA señaló que la lectura y la escritura se ven también severamente afectadas en las personas que tienen afasia de Wernicke.


Afasia anómica

Otra forma de la enfermedad es la afasia anómica. Las personas que sufren de esta discapacidad fácilmente se sienten frustradas porque conocen la palabra que desean transmitir, pero simplemente no pueden pronunciarla. Como resultado, hablan en orden de circunlocuciones (forma redundante), lo que hace que su discurso sea bastante vago.

La ANA afirmó que aparte de estos 5 tipos de afasia que se ven repetidamente por los  profesionales de la salud, hay otras formas de afasia que no entran en estas categorías. Dicen que estos otros tipos de afasia tienen muchas combinaciones de déficits que no encajan en estos 5 grupos.

 

Diagnóstico de la afasia

La ANA manifestó que el primero en reconocer la afasia es el neurólogo. El neurólogo es un miembro del equipo de salud que se encarga de tratar las lesiones cerebrales de una persona. Realiza pruebas que requieren que el paciente de un ictus siga comandos, responda preguntas, nombre objetos y realice una conversación. Si sospecha que un sobreviviente de un ictus tiene afasia, refiere al paciente de un ictus a un patólogo del habla y el lenguaje. Este otro miembro del equipo de atención médica, por otro lado, a continuación, realiza un examen exhaustivo de las capacidades de comunicación del superviviente de un ictus. El examen comprende la capacidad de la persona para el habla, la expresión de ideas, conversar socialmente, comprender el lenguaje, lectura y escritura, tener la capacidad de tragar y utilizar aumentativos y alternativos para la comunicación.

 

Tratamiento y terapia de la afasia

Las personas con afasia no necesitan ser tratadas en algunos casos. Algunas personas se recuperan plenamente de este trastorno, incluso sin tratamiento. Esto suele ocurrir cuando el flujo de sangre al cerebro se interrumpe temporalmente pero se restaura rápidamente. Este tipo de recuperación espontánea se llama un accidente isquémico transitorio (AIT). Los pacientes que han sufrido de un ictus tipo AIT pueden experimentar un retorno de sus habilidades del lenguaje en un lapso de pocas horas o pocos días.

Por otro lado, la mayoría de los enfermos de afasia pueden experimentar un tiempo de recuperación del lenguaje. Hay otros casos en los cuales los pacientes que han sufrido un ictus no se recuperan completamente de la enfermedad.

Un sinnúmero de personas que sufren de afasia experimentan una recuperación espontánea parcial. Si esto ocurre, algunas habilidades del lenguaje de un paciente de un ictus vuelven en cuestión de días a un mes después de la lesión cerebral. Sin embargo, todavía queda algún grado de afasia. Para contrarrestar esto, la víctima de un ictus puede someterse a una rehabilitación realizada por un terapeuta del habla y lenguaje. Tardará mucho tiempo en recuperarse. Normalmente, es necesario un período de dos años de rehabilitación para que el paciente víctima de un ictus se recupere.  Un buen número de los miembros del equipo de salud cree que el tratamiento más eficaz comienza temprano en el proceso de recuperación. Ellos identificaron algunos factores que pueden influir en la cantidad de mejora que puede experimentar un paciente víctima de un ictus. Estas son la causa de los daños en el cerebro, el área del cerebro que resulta lesionada, el grado de la lesión cerebral y la edad y salud del paciente de derrame. Otros factores también fueron identificados por el equipo de salud que pueden influir en la recuperación. Estos factores adicionales son motivación, manipulación y nivel educativo.

El objetivo de la terapia para un paciente víctima de un ictus que padece afasia es lograr una mejoría en su capacidad de comunicación. Esto se logra por los miembros del equipo de atención médica encargados de ayudar al sobreviviente de un derrame cerebral a utilizar sus habilidades de lenguaje restantes tanto como sea posible. Estos miembros del equipo de salud también ayudarán a la víctima de un ictus enseñándole cómo compensar los problemas de lenguaje y aprender otros métodos de comunicarse con otras personas.

El paciente de un ictus que padece afasia puede experimentar terapia individual y grupal. El punto focal de las sesiones de terapia individual es la necesidad específica del paciente. Por otro lado, las sesiones de terapia de grupo ofrecen la oportunidad de utilizar nuevas habilidades de lenguaje en el entorno de un grupo pequeño.

En los Estados Unidos, existen terapias de grupo que atienden a las necesidades de la persona afectada por el trastorno. Los clubes de personas que han padecido un ictus, grupos de apoyo regionales formados por sobrevivientes de un ictus y otras organizaciones están disponibles en la mayoría de las ciudades más importantes de Estados Unidos. Estas organizaciones proporcionan oportunidades para que las personas con afasia intenten nuevas habilidades en lenguaje y habla. Además de ofrecer un lugar para obtener un apoyo grupal, estos clubes pueden ayudar a un paciente de un ictus y a su familia a adaptarse a los cambios de vida que acompañan a un ictus o cualquier otra lesión cerebral acompañada de afasia.

Además de la participación personal del sobreviviente de un ictus con afasia y el estímulo dado por las diferentes organizaciones de apoyo, la participación familiar es también un componente esencial del tratamiento. Cuando los miembros de la familia participan en la rehabilitación, pueden aprender la mejor forma de comunicarse con su ser querido.

Para facilitar la rehabilitación de su ser querido, los miembros de la familia son alentados a:

  • Utilizar una forma simplificada del lenguaje diciendo frases cortas y sin complicaciones;
  • Repetir el contenido de las palabras o para escribir las palabras clave para aclarar su significado según sea necesario;
  • Sostener una conversación natural de manera coloquial que sea adecuada para un superviviente adulto de un ictus;
  • Disminuir las distracciones como radios fuertes o una TV fuerte siempre que sea posible
  • Incluir siempre a un sobreviviente de un ictus afligido con afasia durante las conversaciones
  • Solicitar asesoría y valorar la opinión del paciente de un ictus, sobre todo cuando se trata de asuntos familiares;
  • Alentar a la persona con afasia a intentar cualquier forma de comunicación, por ejemplo, habla, gestos, apuntar o dibujar;
  • Evite corregir el habla del paciente de un ictus;
  • Proporcionar tiempo suficiente para que hable o comunique lo que está pensando;
  • El paciente de un ictus debe involucrarse fuera del hogar buscando un grupo de apoyo que se adapte a sus necesidades de ayuda.

Aparte de la terapia individual y sesiones de terapia grupales disponibles, existen otras opciones de tratamiento y rehabilitación para el paciente de un ictus con afasia. Uno de los nuevos enfoques disponibles para mejorar las habilidades de lenguaje es el uso de computadoras. Los estudios detallando el uso de computadoras en la rehabilitación de pacientes con afasia demuestran que las personas recuperan el uso de ciertas partes del habla como el uso de verbos. Aparte de recuperar la capacidad de hablar, los equipos proporcionan también un sistema alternativo de comunicación especialmente para las personas que tienen dificultades para la expresión del lenguaje. Por último pero no de menor importancia, los equipos pueden facilitar a las personas que tienen dificultades para percibir la diferencia entre fonemas, que son los sonidos que forman palabras. Ayudan proporcionando ejercicios de discriminación auditiva.


¿Existe algún tratamiento de ACV para ayudarme?

NeuroAiD™ es un tratamiento natural para el ACV que ayuda a los pacientes a tener una mejor y más rápida recuperación tras el accidente.

Clínicamente seguro y eficaz, NeuroAiD™ ha demostrado incrementar la producción de nuevas neuronas en el cerebro y las conexiones entre estas neuronas (neuroplasticidad), así como para crear más fuerte neuronas (neuroprotección). Por lo tanto, NeuroAiD™ crea un entorno favorable para la recuperación.


¿Es NeuroAiD™ adecuado para mi?


Posted on Marzo 12, 2012